Fármacos. Tóxicos laborales

  • Tóxicos laborales en orina y sangre: metales (plomo, mercurio, cadmio, níquel, manganeso, etc.), arsénico,  solventes orgánicos, cetonas, metanol, etilenglicol y otros alcoholes, aldehídos,  fenoles, cianuro, monóxido de carbono (carboxihemoglobina), metahemoglobina, marcadores de pesticidas organofosforados o carbamatos (colinesterasas), paraquat y otros muchos biomarcadores de exposición laboral.
  • Fármacos potencialmente tóxicos en sangre: paracetamol, salicilatos, antidepresivos tricíclicos, benzodiacepinas, litio, hierro, digoxina, fenobarbital, teofilina y otros.
  • Drogas de abuso en orina: opiáceos, metabolito de la heroína, oxicodona metadona, metabolito metadona (EDDP),  anfetamina, metanfetamina, MDMA, cocaína, cocaetileno, etanol, LSD, gamma hidroxibutirato (GHB), ketamina, buprenorfina, barbitúricos, cannabis, benzodiacepinas con β glucuronidasa (alta sensibilidad), propoxifeno, fenciclidina,  test adulteración orina y otras.