E-Mail:
Clave:
Inicio Laboratorio Nieto Condiciones Preanaliticas Recepción de informes Aseguradores Médicos Contactar



Sexo Fetal en sangre materna
Intolerancia Alimentaria
Diagnóstico de Riesgo Fetal.
Serología viral y bacteriana.
Genética. Pruebas de Paternidad.
Reproducción. Cariotipos
Alergia.Pruebas de Rast.
Bioquímica sérica y liquidos biológicos
Marcadores Tumorales
Endocrinologia y Nutrición
Microbiología y Parasitología.
Hematología y Coagulación.
Fármacos.Tóxicos Laborales.
Enfermedades de transmisión sexual
Novedades


inicio > Enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual

 

Sífilis

 

¿Qué es la sífilis?

La  sífilis es una infección bacteriana, fundamentalmente una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

¿Quiénes contraen la sífilis?

Cualquier persona sexualmente activa puede resultar infectada por la sífilis, pese a que existe una mayor incidencia entre jóvenes de 15 a 30 años. La enfermedad es más común en áreas urbanas que rurales.

¿Cómo se contagia la sífilis?

La sífilis se contagia por contacto sexual con una persona infectada, salvo la sífilis congénita, contagiada de la madre al feto. La transmisión por contacto sexual exige la exposición a lesiones húmedas en la piel o las membranas mucosas.

¿Cuáles son los síntomas de la sífilis?

Los síntomas de la sífilis ocurren en etapas llamadas primaria, secundaria y tardía. El primero de los síntomas primarios de la sífilis suele ser una o más llagas, indoloras que aparecen en el sitio del contacto inicial. Este síntoma puede estar acompañado de inflamación de los ganglios, que se produce una semana después de la aparición de la primera llaga. La llaga puede permanecer entre una y cinco semanas y puede desaparecer sola si no se recibe tratamiento. Aproximadamente seis semanas después de la aparición de la primera llaga, la persona pasará a la segunda etapa de la enfermedad. Durante esta etapa, el síntoma más común es un brote que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo el tronco, los brazos, las piernas, las palmas de las manos, las plantas de los pies, etc. También pueden presentarse otros síntomas como cansancio, dolor de garganta, dolores de cabeza, ronquera, pérdida del apetito, pérdida parcial del cabello e inflamación de ganglios. Estos síntomas duran entre dos y seis semanas y generalmente, desaparecen aunque no se administre el tratamiento adecuado. La tercera etapa, llamada sífilis tardía (sífilis de más de cuatro años de duración), puede causar enfermedades cutáneas, óseas, cardiacas y del sistema nervioso central.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas?

Los síntomas pueden aparecer entre 10 y 90 días después de que la persona fue infectada. Sin embargo, generalmente aparecen entre tres y cuatro semanas después. Los síntomas suelen pasar inadvertidos o se puede pensar que se trate de erosiones menores o exantema por calor y por lo tanto, no se busca asistencia médica.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona contagiar la sífilis?

Se cree que la sífilis puede contagiarse durante un período de hasta dos años o posiblemente más. La extensión del contagio depende de la existencia de lesiones infecciosas (llagas), las que pueden o no ser visibles.

¿Una infección previa por sífilis hace que la persona sea inmune?

No existe inmunidad natural contra la sífilis, por lo tanto, una infección anterior por sífilis no protege al paciente.

¿Cuál es el tratamiento contra la sífilis?

La sífilis debe ser tratada con penicilina o tetraciclina. La intensidad del tratamiento depende de la etapa de la sífilis en que se encuentre el paciente. Las mujeres embarazadas con historia de reacción alérgica a la penicilina deben someterse a una desensibilización a la penicilina, seguida por un tratamiento adecuado con penicilina. Los bebés que nazcan con esta enfermedad deberán recibir tratamiento diario con penicilina durante diez días.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas a la sífilis?

La sífilis no tratada puede destruir tejidos blandos y huesos, provocar insuficiencia cardiaca, ceguera y una seria de otras de enfermedades leves o discapacitantes. Más importante aún, la mujer que no reciba tratamiento contra esta enfermedad puede transmitirla al feto, lo que puede significar la muerte o la presencia de malformaciones en el pequeño. Los médicos y los centros hospitalarios están obligados a realizar exámenes en las mujeres embarazadas para la detección de la sífilis durante las consultas prenatales. En el momento del parto se deben realizar exámenes al recién nacido o a su madre.

¿Qué se puede hacer para prevenir el contagio de la sífilis?

Existen varias formas de evitar el contagio de la sífilis:

  • Limite la cantidad de compañeros sexuales;
  • Utilice un condón masculino o femenino.
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a), evite el contacto sexual y acuda a la clínica local de ETS, a un hospital o consulte a su médico;
  • Notifique a todos sus contactos sexuales de inmediato para que puedan realizarse un examen y recibir tratamiento;
  • Todas las mujeres embarazadas deben ser sometidas al menos a un examen de sangre prenatal que permita determinar la presencia de sífilis.

**Recuerde que el uso de condones puede evitar la enfermedad sólo si la llaga inicial de contacto se encuentra en el área del pene o la vagina. Sin embargo, la transmisión puede ocurrir si la llaga no se encuentra en las áreas cubiertas por el condón .

Pruebas de laboratorio (Treponema Pallidum) :

 - VDRL

 - RPR

 - TPHA

 - FTA ( IgG-IgM)

 - Anticuerpos totales

 - Detección de ADN de Treponema

 

  Hepatitis B 

 

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad del hígado provocada por el virus hepatitis B (VHB). Este virus puede producir una infección de por vida, cirrosis (cicatrices) hepática, cáncer de hígado, insuficiencia renal y muerte.

¿Quiénes contraen hepatitis B?

Una de cada 20 personas que viven en EE. UU. se infecta con el VHB alguna vez. Cualquiera puede contraer hepatitis B; sin embargo, entre las personas con riesgo mayor se incluyen:

  • quienes tienen relaciones sexuales con personas infectadas con el VHB
  • quienes tienen varias parejas sexuales
  • los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres
  • quienes tienen o han tenido una enfermedad de transmisión sexual
  • quienes usan drogas inyectables
  • quienes conviven con personas infectadas con el VHB de por vida (enfermedad crónica)
  • los trabajadores del campo de la salud o la seguridad pública que están en contacto con sangre humana
  • los bebés de madres infectadas con el VHB
  • los pacientes de hemodiálisis
  • los bebés/niños o inmigrantes de regiones con alto riesgo de infección.

¿Cómo se transmite el virus?

El virus de la hepatitis B está en la sangre y en menor medida, la saliva, el semen y otros fluidos corporales de la persona infectada. Se contagia mediante el contacto directo con fluidos corporales infectados, generalmente a través de un pinchazo de aguja o por contacto sexual. El virus de la hepatitis B no se contagia por contacto casual.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

Los síntomas de la hepatitis B son fatiga, inapetencia, dolor de estómago, fiebre, náuseas, vómitos y, ocasionalmente, dolor en las articulaciones, urticaria o erupción. La orina se vuelve más oscura y puede aparecer ictericia (color amarillento de la piel y en el blanco del ojo). Existe más probabilidad de aparición de síntomas en adultos que en niños; no obstante, hasta el 50% de los adultos que tienen infección aguda no presenta síntomas.

¿Cuándo aparecen los síntomas?

Los síntomas pueden aparecer entre seis semanas y seis meses después de la exposición, pero generalmente aparecen dentro de los cuatro meses.

¿Cuánto dura el período de contagio?

El virus puede estar en la sangre y otros fluidos corporales varias semanas antes de que aparezcan los síntomas, y generalmente persiste varios meses después. Aproximadamente el 10 por ciento de los adultos infectados puede volverse portador permanente (crónico) del virus. Los niños infectados al nacer tienen el 90 por ciento de probabilidad de contraer la infección crónica.

¿Cuál es el tratamiento para la hepatitis B?

No hay medicamentos o antibióticos especiales para el tratamiento de la infección aguda una vez que aparecen los síntomas. Generalmente, el mejor tratamiento es reposo en cama. El interferón es el tratamiento más eficaz para la infección por VHB crónica, y da buenos resultados en el 25 al 50% de los casos. El portador crónico del VHB debe evitar las bebidas alcohólicas y la medicación que afecta el hígado porque, de lo contrario, la enfermedad hepática puede empeorar.

¿Qué precauciones deben tomar los portadores de la hepatitis B?

El portador crónico debe seguir normas de higiene estándar para no contagiar a sus contactos íntimos directamente con su sangre u otros fluidos corporales. El portador no debe compartir hojas de afeitar, cepillos de dientes ni otros objetos que puedan estar contaminados con sangre. Además, los miembros susceptibles con quienes convive, especialmente las parejas sexuales, deben ser inmunizados con la vacuna de la hepatitis B. Es importante que los portadores informen su condición al dentista y los profesionales de salud.

¿Cómo se puede evitar la hepatitis B?

Existe una vacuna segura y eficaz contra la hepatitis B. También es eficaz y recomendable para personas que están en entornos de alto riesgo y aún no se infectaron, y para bebés de madres portadoras del virus. Se recomienda la administración universal de la vacuna de la hepatitis B a todos los niños y adolescentes, junto con sus vacunas infantiles de rutina, a partir del nacimiento. También existe una inmunoglobulina especial de la hepatitis B para personas expuestas al virus. En caso de exposición a la hepatitis B, consulte con el médico o el departamento local de salud.

Pruebas de laboratorio ( Virus Hepatitis B):

 - Anticuerpos anti-core IgM y totales.

 - Antígeno de superficie.

 - Anticuerpos anti-antígeno de superficie.

 - Pruebas de confirmación y cuantificación viral.

 

Hepatitis C

 

¿Qué es la hepatitis C?

Es una enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis C (VHC), que se aloja en la sangre de las personas infectadas. El virus se transmite por contacto con la sangre de la persona infectada.

¿Quiénes contraen la hepatitis C?

Los grupos de mayor riesgo de contraer la infección están formados por

  • las personas que alguna vez se inyectaron drogas, incluso las que se inyectaron sólo una vez o pocas veces hace muchos años;
  • las personas que recibieron transfusiones sanguíneas, de hemoderivados o trasplantes de órganos antes de junio de 1992, cuando se empezó a analizar la sangre con pruebas de VHC;
  • las personas que recibieron factor de coagulación antes de 1987.

Otros grupos de riesgo están formados por

  • los pacientes de diálisis (renal) a largo plazo;
  • los trabajadores del área de salud después de estar expuestos a la sangre de personas infectadas durante el trabajo (por agujas o salpicaduras en los ojos);
  • los hijos de madres infectadas con el VHC;
  • las personas que tienen conducta sexual de alto riesgo, múltiples parejas y enfermedades de transmisión sexual;
  • las personas que inhalan cocaína con equipos compartidos;
  • las personas que comparten cepillos de dientes, hojas de afeitar y otros artículos de uso personal con familiares infectados.

¿Cómo se contagia este virus?

Tal como el virus de la hepatitis B, el virus de la hepatitis C se transmite cuando la sangre o los fluidos de la sangre de la persona infectada ingresan en el cuerpo de la persona no infectada por compartir agujas o "equipo" para inyectarse drogas, o por lesiones con objetos punzantes durante el trabajo. No se ha estudiado a fondo el riesgo de transmisión sexual, pero aparentemente es bajo en las relaciones monogámicas de larga duración. No existen pruebas de transmisión del virus por contacto casual, como abrazarse o darse la mano, mediante los alimentos, por compartir utensilios o vasos, ni al toser o estornudar. La hepatitis C no se transmite por la lactancia.

¿Cuáles son los síntomas y las consecuencias de la infección?

Alrededor del 20% de las personas expuestas al virus tienen síntomas, entre los que podemos mencionar ictericia (coloración amarilla de la piel y la parte blanca del ojo), fatiga, orina oscura, dolor de estómago, inapetencia y náuseas. Después de la primera infección, entre el 15 y el 25% se recupera, y entre el 75 y 85% contrae infección crónica (de por vida). Alrededor del 70% de las personas con infección crónica contraen hepatopatías que, en algunos casos, aparecen décadas después de la primera infección.

¿Cuándo aparecen los síntomas?

Pueden aparecer entre dos y seis semanas después de la exposición, aunque suelen hacerlo entre las seis y nueve semanas siguientes.

¿Cuándo es el período de contagio y cuánto dura?

En general, las personas infectadas con el virus C de la hepatitis aguda tienen un período de contagio de una semana o más tiempo antes de la aparición de los síntomas. En los enfermos crónicos, dicho período es indefinido. Todas las personas cuya prueba da resultado positivo se deben considerar potencialmente contagiosas.

¿Cuál es el tratamiento para la hepatitis C?

Existen fármacos (antivirales) para el tratamiento de la hepatitis C crónica. La terapia farmacológica combinada de interferón pegilado y ribavirina puede dar buenos resultados en 5 cada 10 personas con genotipo 1, el más común en EE. UU., y en 8 cada 10 personas con genotipo 2 y 3. Cabe recalcar que esta decisión de tratamiento de la enfermedad es compleja y se recomienda consultarla con un médico con experiencia.

¿Se analiza la sangre donada para determinar la presencia del virus?

Desde comienzos de la década de los noventa, todos los centros de donación de sangre de EE. UU. analizan la sangre de donantes para detectar la presencia del virus de la hepatitis C. La aplicación a gran escala de esta prueba redujo considerablemente el número de casos de hepatitis C postransfusión.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de hepatopatías crónicas en la persona con hepatitis C?

La persona infectada con la hepatitis C no debe beber alcohol. Debe consultar con el médico antes de tomar medicamentos nuevos, incluso los de venta libre y de hierbas (fitoterapia). También debe consultar sobre la posibilidad de recibir las vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B.

¿Cómo se puede evitar el contagio de la hepatitis C?

La persona que tuvo hepatitis C debe saber que su sangre y, posiblemente otros fluidos corporales, son infecciosos latentes.

  • No se inyecte drogas; si lo hace, abandone el hábito e ingrese en un programa de tratamiento. Si no puede abandonar, jamás comparta agujas, jeringas, agua ni "equipo", y vacúnese contra la hepatitis A y B.
  • No comparta artículos de uso personal que puedan tener sangre (hoja de afeitar, cepillo de dientes).
  • Si es un trabajador del área de salud o seguridad pública, tome siempre precauciones de rutina para evitar el contagio y manipule agujas y otros elementos punzantes con cuidado; vacúnese contra la hepatitis B.
  • Tenga en cuenta el riesgo en caso de querer hacerse tatuar o perforar el cuerpo. Puede infectarse si las herramientas tienen sangre de otra persona, o el tatuador o perforador no sigue estrictas normas sanitarias.
  • La HVC se puede transmitir por contacto sexual, pero no es frecuente. Si mantiene relaciones sexuales con más de una pareja estable, use condones de látex correctamente colocados y durante todos los encuentros para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.
  • También se le recomienda vacunarse contra la hepatitis B.
  • Si tiene HVC, no done sangre, órganos ni tejidos.

¿Existe una vacuna para la hepatitis C?

No, actualmente no existe.

Pruebas de laboratorio (Virus Hepatitis C):

 - Anticuerpos IgG.

 - Pruebas de confirmación y cuantificación viral.

 

 

Herpes II (herpes genital)

 

¿Qué es el herpes II?

El herpes II es una infección viral de transmisión sexual que con frecuencia produce heridas dolorosas, generalmente en el área genital. Una vez infectada, una persona puede ser portadora del virus y estar sujeta a brotes recurrentes de la infección. Algunas personas calculan que una cifra alta, aproximadamente del 20% de la población adulta en los Estados Unidos ha estado expuesta al virus.

¿Quiénes contraen el herpes II?

Cualquier persona que tenga contacto sexual íntimo con una persona infectada puede contraer la infección. Además, el herpes II puede contagiarse de una madre infectada a su bebé durante el parto.

¿Cómo se contagia el herpes II?

El virus del herpes II se contagia durante el contacto sexual con una persona infectada que segrega el virus en las secreciones de lesiones o membranas mucosas.

¿Cuáles son los síntomas del herpes II?

Típicamente, la primera señal del herpes II es un grupo de lesiones ampollosas en el área genital (cabeza del pene, labios vaginales, ano, cervix), las cuales se diseminan, convergen, se rompen y forman una costra en un lapso de cuatro a 15 días. La secreción de estas lesiones dolorosas y pruriginosas es altamente infecciosa. Otros síntomas frecuentes son dolor al orinar, secreción uretral o vaginal y ganglios linfáticos inflamados. La primera exposición o episodio primario consiste en dolor de cabeza, fiebre, escalofríos y debilidad muscular. Los episodios recurrentes son menos graves y se limitan al área afectada.

¿Cuándo aparecen los síntomas?

Algunos estudios indican que entre la mitad y las dos terceras partes de las personas infectadas con el virus no tendrá síntomas. Sin embargo, si los tienen, los síntomas locales aparecen entre dos y 12 días después de la exposición.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona contagiar el herpes II?

Es más probable que las personas transmitan el virus cuando las lesiones son evidentes. Sin embargo, existe evidencia de que el virus puede ser eliminado aunque no haya síntomas de episodio recurrente presentes.

¿Una infección previa por herpes II hace que la persona sea inmune?

No. Después de la infección inicial, el virus del herpes II permanece latente en el cuerpo. Los síntomas podrán repetirse con una frecuencia variable y se suelen asociar a factores de estrés.

¿Cuál es el tratamiento para el herpes II?

El acyclovir, el valacyclovir y el famciclovir han demostrado reducir la propagación del virus del herpes II, disminuir el dolor y acelerar la cicatrización de las lesiones primarias del herpes. En forma oral, este tratamiento también parece acortar la duración tanto de los episodios primarios como de las recurrencias.

¿Qué puede hacer una persona o una comunidad para prevenir la diseminación del herpes II?

Evitar el contacto sexual con personas sintomáticas es la respuesta inmediata, aunque parcial, ya que una persona infectada asintomática puede propagar el virus del herpes. Con frecuencia, se recomienda la cesárea cuando ocurren lesiones primarias o recurrentes del herpes II en embarazos en estado avanzado.

Se deben tener relaciones sexuales de manera responsable.

  • Limite la cantidad de compañeros sexuales.
  • Utilice un condón masculino o femenino.
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a), evite el contacto sexual y acuda a la clínica local de ETS, a un hospital o visite a su médico.

Pruebas de laboratorio (Virus del Herpes tipo II):

 - Anticuerpos IgG-IgM

 

 

Verrugas Venéreas (verrugas genitales)

 

¿Qué son las verrugas venéreas?

Las verrugas venéreas, también llamadas condilomas, constituyen una enfermedad de transmisión sexual (ETS) común, provocada por el virus del papiloma humano (VPH) que afecta la piel o las membranas mucosas. El virus puede producir la aparición de bultos carnosos similares a una coliflor en áreas húmedas ubicadas en y alrededor de los órganos sexuales. En muchos casos, las verrugas son detectables a simple vista.

¿Quiénes pueden contraer las verrugas venéreas?

Las verrugas venéreas pueden infectar a cualquier persona sexualmente activa. En la mayoría de los casos, estas verrugas afectan a jóvenes (entre 15 y 30 años de edad) que tienen varias parejas sexuales. Las personas con compromiso de su sistema inmunológico corren un mayor riesgo de ser infectadas y de presentar una infección más grave que otros pacientes.

¿Cómo se transmiten las verrugas venéreas?

Las verrugas venéreas generalmente se contagian a través del contacto directo de piel con piel durante un acto sexual vaginal, anal u oral con una persona infectada. El VPH también puede contagiarse de madre a hijo (por lo general en los niños aparece en la garganta o en la boca), durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas de las verrugas venéreas?

Las verrugas venéreas aparecen como bultos carnosos y suaves de diferente tamaño que generalmente no duelen y pueden ser sobresalientes, puntiagudos o planos. Las verrugas pueden aparecer solas o en grupos.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas?

El periodo promedio de incubación, que comienza inmediatamente después del contacto sexual inicial con una persona infectada, suele ser de dos o tres meses, pero puede oscilar entre uno y veinte meses. Sin embargo, cuando el VPH se transmite de una persona a otra, el virus infecta las capas superiores de la piel y puede permanecer inactivo o latente por meses o posiblemente años antes de que aparezcan verrugas u otros signos de infección por el VPH. En las parejas que no hayan tenido compañeros sexuales por muchos años, la mujer puede tener un papanicolau anormal debido a contactos anteriores.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona contagiar las verrugas venéreas?

El VPH no tiene cura; por lo tanto, la persona infectada es esencialmente contagiosa durante toda su vida. Aproximadamente dos terceras partes de las personas que tienen contacto sexual con un compañero con verrugas venéreas desarrollarán la enfermedad. La infección por el VPH también puede ser transmitida por personas que no tengan lesiones visibles, aunque ciertos investigadores creen que esta enfermedad es menos contagiosa que las verrugas genitales evidentes.

¿Una infección previa hace que la persona sea inmune?

No, una infección anterior por verrugas venéreas no hace que la persona quede inmune a la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento contra las verrugas venéreas?

El paciente o su prestador de servicios de salud pueden administrar terapias contra las verrugas genitales. Los prestadores de servicios de salud pueden tratar la enfermedad con un producto químico llamado podofilina, pueden remover las verrugas mediante una cirugía o en algunos casos "congelarlas" y extraerlas por medio de un proceso denominado criocirugía. En otras ocasiones, los prestadores pueden recetar un gel y una solución de podofilox o una crema de imiquimida, que el paciente se aplica según la prescripción médica. Por lo general, son necesarias varias sesiones de tratamiento.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de no recibir tratamiento contra las verrugas venéreas?

Si la persona no recibe tratamiento, en algunos casos, las verrugas seguirán creciendo y propagándose. Puede aumentar el riesgo de contraer cáncer del cuello del útero, la vulva, el pene o el ano entre quienes estén infectados por una variedad particular de VPH en dichas áreas.

¿Qué se puede hacer para prevenir el contagio de las verrugas venéreas?

Existen varias formas de evitar el contagio estas verrugas:

  • Limite la cantidad de compañeros sexuales;
  • Utilice un condón masculino o femenino**;
  • Lave sus genitales a fondo después de las relaciones sexuales;
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a), evite el contacto sexual y acuda a la clínica local de ETS, a un hospital o consulte a su médico;
  • Notifique a todos sus contactos sexuales de inmediato para que puedan ser examinados y recibir tratamiento.

**Recuerde que el uso de condones puede evitar que el virus entre en contacto con áreas susceptibles de la piel. Sin embargo, debido a que el VPH puede infectar el escroto y la vulva, la transmisión puede ocurrir fuera de las áreas cubiertas.

Pruebas de laboratorio (Virus de Papiloma Humano):

 - Detección de Anticuerpos (Post-vacunación)

 - Detección de ADN en exudado

 

 

 Linfogranuloma Venéreo (LGV)

 

¿Qué es el linfogranuloma venéreo (LGV)?

El LGV es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o infección que compromete los ganglios linfáticos del área genital. Es producido por una variedad específica de la clamidia.

¿Quiénes contraen el LGV?

La mayor incidencia ocurre entre personas sexualmente activas que viven en climas tropicales o subtropicales. También ha ocurrido en ciertas áreas del sur de los Estados Unidos.

¿Cómo se contagia el LGV?

La infección se contagia a través del contacto sexual.

¿Cuáles son los síntomas del LGV?

El primer síntoma puede ser la presencia de un grano o lesión, pequeña e indolora en el pene o la vagina. Suele pasar desapercibida. La infección luego se extiende a los ganglios linfáticos del área de la ingle y de allí, a los tejidos que la rodean. Las complicaciones pueden incluir ganglios linfáticos inflamados e hinchados, que pueden presentar secreción y sangrar.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas?

El inicio de los síntomas varía mucho. La lesión inicial puede aparecer entre tres y 30 días después de la exposición.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona contagiar el LGV?

Una persona permanece infecciosa mientras tenga lesiones activas.

¿Cuál es el tratamiento para el LGV?

El tratamiento consiste en el uso de ciertos antibióticos, específicamente tetraciclina o sulfametoxazol.

¿Qué se puede hacer para prevenir el contagio con el LGV?

Son varias las maneras de evitar el contagio con el LGV:

  • Limite la cantidad de compañeros sexuales.
  • Utilice un condón masculino o femenino.
  • Lave sus genitales a fondo después de las relaciones sexuales.
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a), evite el contacto sexual y acuda a su clínica local de ETS, a un hospital o visite a su médico.
  • Notifique a todos sus contactos sexuales de inmediato para que puedan ser examinados y tratados.
Pruebas de laboratorio (Chlamydia Trachomatis):
 
 - Anticuerpos IgG-IgM
 - Detección de antígenos en frotis genital.
 

Gonorrea (infección gonocócica)

 

 ¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una infección que se contagia a través del contacto sexual con otra persona. Los gérmenes de la gonorrea se encuentran en las mucosas del cuerpo (la vagina, el pene, la garganta y el recto).

¿Quiénes contraen la gonorrea?

Cualquier persona sexualmente activa puede infectarse con gonorrea. La gonorrea se encuentra con mayor frecuencia en personas jóvenes (de 15-30 años) que tengan compañeros sexuales múltiples. Se reporta un número mayor de casos en las áreas urbanas que en las rurales.

¿Cómo se contagia la gonorrea?

La gonorrea se contagia a través del contacto sexual. Este incluye el contacto del pene con la vagina, del pene con la boca, del pene con el recto y de la boca con la vagina. La gonorrea también puede ser contagiada de la madre al hijo durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas de la gonorrea?

Los hombres infectados con gonorrea presentan sensación de ardor al orinar y una secreción blanca amarillenta por el pene. Las pocas mujeres con síntomas presentan flujo vaginal y posiblemente, ardor al orinar. Las infecciones de la garganta y el recto producen pocos síntomas.

¿Cuándo aparecen los síntomas?

En los hombres, los síntomas aparecen generalmente entre dos y siete días después de la infección. Sin embargo, el inicio de los síntomas puede demorarse hasta 30 días. Con frecuencia, las personas infectadas con gonorrea no tienen síntomas; entre el 10 y el 15 por ciento de los hombres y alrededor del 80 por ciento de las mujeres pueden no tener síntomas. Las personas sin síntomas tienen el riesgo de desarrollar complicaciones asociadas a la gonorrea. Estas personas también contagian la infección sin saberlo.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona transmitir la gonorrea?

A partir del momento en que la persona es infectada con gonorrea puede contagiar la enfermedad. Una persona puede continuar contagiando la enfermedad hasta que reciba el tratamiento adecuado.

¿Una infección previa por gonorrea hace que la persona sea inmune?

Una infección previa por gonorrea no hace que la persona quede inmune a la enfermedad. Las infecciones previas por gonorrea pueden hacer que se presenten complicaciones con mayor rapidez.

¿Cuál es el tratamiento para la gonorrea?

La gonorrea se trata con cefalosporina o antibióticos del tipo quinolona. Todas las cepas de la gonorrea son curables. Sin embargo, algunas cepas se están volviendo cada vez más resistentes a muchos medicamentos de uso común.

¿Qué sucede si no se trata la gonorrea?

Si una persona no recibe tratamiento para la gonorrea, es muy probable que ocurran complicaciones. Con frecuencia, las mujeres sufren enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), una enfermedad dolorosa que ocurre cuando la infección se extiende a los órganos reproductores. La EPI puede producir esterilidad en las mujeres. Los hombres pueden presentar inflamación de los testículos y el pene. Ambos sexos pueden presentar artritis, problemas de piel y otras infecciones de órganos ocasionadas por la extensión de la gonorrea dentro del cuerpo.

¿Qué se puede hacer para prevenir la diseminación de la gonorrea?

Se deben tener relaciones sexuales de manera responsable.

  • Limite la cantidad de compañeros sexuales.
  • Utilice un condón masculino o femenino.
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a) o haber estado expuesto(a), evite todo contacto sexual y acuda a una clínica de enfermedades de transmisión sexual (ETS), a un hospital o visite a su médico.
  • Notifique a todos sus contactos sexuales de inmediato para que puedan ser examinados y tratados por un médico.

Pruebas de laboratorio (Neisseria Gonorrhoeae):

 - Anticuerpos IgG

 - Cultivos en muestras genitales.

 - Detección de ADN

 

Vih/Sida

 

¿Qué es el SIDA?

El acrónimo VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Cuando éste entra en nuestro organismo, ataca al sistema  de defensas destruyendo progresivamente las células que se encargan de protegernos de las enfermedades y dejando el organismo expuesto a infecciones graves y a ciertos cánceres.

Con el tiempo, al haberse debilitado el sistema inmunológico, la persona infectada sufre una serie de trastornos y enfermedades conocidas en su conjunto como SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Es la etapa más grave de la infección por VIH, cuando el sistema Inmunológico está muy deteriorado.

Cuando una persona adquiere el VIH se dice que es portador del virus del SIDA o seropositivo y aunque no ha desarrollado la enfermedad, es decir, no tiene el SIDA, sí puede transmitir el virus a otras personas.

¿Cómo se contagia el VIH?

El VIH se encuentra en sangre, en el líquido pre -seminal, en semen, en las secreciones vaginales y en la leche materna de una persona infectada.

El VIH  entra en el cuerpo a través de las relaciones sexuales (anal y vaginal), del sexo oral, de objetos contaminados con sangre que traspasan la piel (jeringas y agujas compartidas,tatuajes y “piercings” realizados con material no esterilizado, de objetos personales que puedan provocar heridas (cepillo de dientes, cuchillas…) y de madre infectada a hijo ( durante el embarazo y la lactancia).

No se contagia por los contactos cotidianos (caricias, besos, comida, ducha, escuela…), ni  por mosquitos o ningún otro insecto que pique, ni por animales domésticos. A pesar de la presencia de los virus en las lágrimas, la saliva y otros líquidos  corporales, la cantidad de virus es insuficiente para provocar la infección.

¿Cómo se detecta el VIH?

Puede detectarse en un análisis de sangre.

Si el resultado es positivo significa que la persona ha adquirido el VIH, pero no que haya desarrollado la enfermedad (SIDA). Tienen que pasar 3 meses para que los resultados de ésta prueba  sean fiables.

Pruebas de laboratorio (Virus de Inmunodeficiencia Humana):

 - Anticuerpos anti-HIV 1+2

 - Anticuerpos anti-HIV 1+2+Ag p24

 - Pruebas de confirmación y cuantificación viral.

 

 

Tricomoniasis

 

La Trichomoniasis es una ETS que puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Muchas personas que tienen la enfermedad no lo saben debido a que a menudo la infección no presenta síntomas. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de presentar algún síntoma.

¿Cómo reducir el riesgo de contraer Tricomoniasis?

La manera más segura de evitar la Tricomoniasis es la abstinencia o tener relaciones sexuales con alguien que no esté infectado y que sólo tenga relaciones sexuales con usted.

Los condones pueden reducir el riesgo de contraer una ETS si se usan adecuadamente cada vez que tenga relaciones sexuales.

No tenga relaciones sexuales y visite al médico inmediatamente si :

 . Nota un flujo anormal

 . Siente ardor al orinar

¿Cómo se contrae la Tricomoniasis?

La Tricomoniasis se puede contraer al tener relaciones sexuales por la vagina con alguien que está infectado.

Las mujeres contraen la infección generalmente en la vagina

Los hombres contraen la infección generalmente en la uretra.

¿Cuáles son los síntomas?

Mujeres

 . Flujo vaginal abundante,con fuerte olor y de color blanco o gris y con burbujas.

 . Molestias al orinar o al tener relaciones sexuales.

 . Irritación o picazón alrededor de los genitales.

Hombres :

 . Irritación o ardor dentro del pene.

 . Secreción del pene.

¿Cuál es el tratamiento ?

Se puede tratar y curar con antibióticos. Se recomienda el tratamiento en pareja.

Pruebas de laboratorio (Trichomona vaginalis) :

  • Visión en fresco (La muestra se tomará en el laboratorio).

 

Gardnerellas. Haemophilus vaginalis

 

¿Qué son las Gardnerellas?

Se trata de bacterias, conocidas también como Haemophilus vaginalis que se encuentran dentro de un grupo de infecciones conocido como complejo GAMM.

Este nombre proviene de las iniciales de las bacterias que lo componen, Gardnerella-Anaerobios-Micoplasmas-Moviluncus.

La infección por Gardnerella o el complejo GAMM causa una entidad conocida como vaginosis bacteriana. Es la más frecuente de las infecciónes genitales.

¿Qué síntomas produce?

El síntoma primordial de esta vaginosis es el flujo, abundante, amarillento y maloliente.

El olor es muy característico similar al pescado. No produce inflamación ni síntomas vulvares como picazón o ardor.

¿Es una infección peligrosa?

Es una infección totalmente benigna y sólo causa las molestias referidas. Como toda infección de transmisión sexual puede ir acompañada por otra de igual o mayor gravedad, de ahí la necesidad de consultar siempre a ginecólogo ante un síntoma de sospecha.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Si bien es cierto que para poder identificar correctamente a un germen debe hacerse un cultivo en el laboratorio de bacteriología, la sospecha diagnóstica en bastante sencilla de realizar en el consultorio ginecológico. Basta con tomar una muestra de flujo y mirarla al microscopio para identificar  rápidamente las alteraciones producidas  en las células que identifican al complejo. Otra manera rápida es mezclar una gota de flujo con una solución de hidróxido de potasio, esto ocasiona la rápida emanación del típico olor.

¿Se puede prevenir la infección?

El uso del preservativo colocado antes del contacto sexual ayuda en la mayoría de los casos.

No debe mantenerse relaciones con personas infectadas ni mantenerlas si uno se sabe infectado.

La promiscuidad sexual es como en todas las infecciones genitales, un factor de riesgo.

Si sospecha que está infectada acuda rápidamente a su ginecólogo y notifique a sus parejas sexuales

¿Cómo se trata?

Solamente un médico especialista podrá evaluar e indicar la terapéutica adecuada. La automedicación o la desatención a la indicación pueden poner en juego la vida del paciente.Los medicamentos utilizados con más frecuencia son el Metronidazol y el Tinidazol.

¿Mi pareja tiene que hacer tratamiento?

Si, el tratamiento debe hacerse en pareja. Aunque muchos discuten la veracidad de la transmisión sexual, es la forma más segura de erradicar la infección.

Pruebas de laboratorio (Gardnerella vaginalis) :

 - Análisis de exudado vaginal

 

Mycoplasmas y Ureaplasmas

 

¿Qué son los Micoplasmas?

Son dos especies de bacterias de la clase Mollicutes o micoplasmas, que se encuentran frecuentemente en el aparato urogenital y se caracterizan por no tener pared celular. Las más frecuentes son el Mycoplasma hominis y el Ureaplasma urealyticum

¿Dónde se los encuentra?

Estos microorganismos se pueden encontrar como parte normal de la flora genital o bien causar infecciones en el tracto genital femenino o masculino. 

¿Qué enfermedades producen?

En la mujer pueden estar asociados a las vaginosis bacterianas ( complejo GAMM), producir uretritis (inflamación de la uretra con síntomas similares a los de una cistitis), peritonitis (enfermedad inflamatoria pelviana) fiebre en el puerperio y post aborto, o endocervicitis (inflamación del canal del cuello uterino con producción de un moco amarillo y abundante) 

¿Cómo se los diagnostica?

No se lo diagnostican fácilmente ya que no siempre se ven en los cultivos de flujo y hay que ir a buscarlos en el moco endocervical, Los materiales con los que se obtienen las muestras deben ser adecuados para tal fin y ser transportados en medios especiales al laboratorio.                                          

¿Qué síntomas y signos producen?

Los síntomas y los signos estarán de acuerdo con la enfermedad a la que estén asociados. Por ejemplo podrá se flujo en las vaginosis, ardor al orinar o deseo miccional imperioso en las uretritis, dolor intenso abdominal bajo en la inflamaciones pelvianas acompañado muchas veces por fiebre o ser silencioso como en las endocervicitis diagnosticadas sólo por el ginecólogo ante la sospecha de las características del moco del cuello uterino. Muchas veces las endocervicitis son la primera estación para infecciones graves del aparato genital.Se los asocia también con abortos espontáneos, infecciones del feto y rotura prematura de las membranas ovulares y partos prematuros. 

¿Se puede prevenir la infección?

El uso del preservativo colocado antes del contacto sexual ayuda en la mayoría de los casos.

No debe mantenerse relaciones con personas infectadas ni mantenerlas si uno se sabe infectado.

La promiscuidad sexual es como en todas las infecciones genitales, un factor de riesgo.

Si sospecha que está infectada acuda rápidamente a su ginecólogo y notifique a sus parejas sexuales. 

¿Cómo se tratan?

El tratamiento se realiza una vez establecido el correcto diagnóstico bacteriológico y está basado en antibióticos por via general, no sirven los tratamientos locales con óvulos y cremas. Los antibióticos mas usados son la Doxiciclina, Minocilina, Eritromicina, Roxitromicina, Azitromicina, Ciprofloxacina y Ofloxacina. Se utilizan en dosis habituales y no por menos de 12 a 14 días. 

¿Se debe tratar a la pareja?

Si, siempre debe realizarse el tratamiento en pareja.

Pruebas de laboratorio (Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum) :

 - Cultivo de exudados

 - Anticuerpos en suero : IgA- IgG

 

Micosis vulvovaginal. Hongos

 

¿Qué son las micosis genitales?

La micosis genital es una patología muy frecuente en mujeres de todas las edades y son infecciones oportunistas. Esto significa, que para poder infectarse con hongos, deben darse ciertas condiciones en el huésped (paciente) que deterioren al menos transitoriamente su estado inmunológico o del ecosistema local. Este quebrantamiento puede darse por causas generales o locales. 

¿Por qué son tan frecuentes las micosis genitales?

La vagina en un órgano que normalmente se encuentra colonizado por bacterias y hongos de manera similar a lo que ocurre con las otras cavidades del cuerpo. Los microorganismos involucrados en esta convivencia se encuentran en un equilibrio ecológico sensiblemente inestable. Los hongos vaginales, especialmente la Cándida Albicans se encuentra colonizando la vagina de casi un 50% de la población. El intestino es un reservorio natural de la Candida y la colonización del ano a la vagina es frecuente. Cualquier factor local o sistémico que rompa el equibrio ecológico podrá determinar que la balanza se incline hacia un mayor desarrollo de la flora micótica local o infectante.

La transmisión sexual es también una vía de contaminación y de infección. Aumenta el riesgo las relaciones ano-genitales.

¿Qué predispone a la infección?

Los factores que pueden producir estos cambios a nivel general son por ejemplo el embarazo o algunas enfermedades como la diabetes, problemas oncológicos y el SIDA. El tratamiento de otras patologías con corticoides o drogas inmunosupresoras también alteran el ecosistema local. El uso de antibióticos para tratar infecciones respiratorias, urinarias, dentales o de otras localizaciones es motivo suficiente para alterar la flora vaginal y hacer que los hongos proliferen generando las típicas molestias. El estado premenstrual, los cambios climáticos, el cambio de hábitos higiénicos, el uso de ropa interior de materiales sintéticos o ropa muy ajustada también son factores predisponentes. Los espermicidas utilizados en los preservativos pueden alterar el medio vaginal facilitando la proliferación micótica.

¿Todos los hongos son iguales?

Si bien existen otras micosis que afectan la zona genial en las áreas de los pliegues y piel, la región vulvovaginal es la más frecuente. Los hongos responsables de estas micosis son de diferentes géneros y especies pero el género más común (95%) que produce vulvovaginitis es  “cándida albicans” de ahí el nombre de esta infección conocida como candidiasis.

¿Qué síntomas produce?

El síntoma cardinal es el prurito o picazón de la vulva y esto ocurre en las vulvitis. Otras veces es el flujo similar a la leche cortada o ricota el signo característico, siendo en este caso una vaginitis el motivo de consulta. La mayoría de las pacientes sufren vulvovaginitis. Puede ocurrir ardor vulvar e incluso dolor, espontáneo o con las relaciones sexuales. Muchas veces se producen fisuras en la mucosa vulvar en la zona central u horquilla que producen dolor exquisito en el lugar incrementado por el contacto o el lavado.

Las vulvovaginitis pueden producir también un olor fétido particular que también es motivo de consulta. 

¿Cómo es el flujo?

El flujo es particular, de color blanco amarillento, semilíquido o pastoso y muchas veces fétido. Su aspecto característico es como la leche cortada. 

¿Cómo se tratan eficazmente las micosis genitales?

Solamente un médico especialista podrá evaluar e indicar la terapéutica adecuada. La automedicación o la desatención a la indicación pueden poner en juego la vida del paciente.

La mayoría de los hongos son sensibles a todos los antimicóticos ya que es rara la resistencia de estos microorganismos a estas drogas.

Se utilizan cremas y óvulos vaginales en base a dos agentes antimicóticos, la Nistatina y los derivados Imidazólicos ( Miconazol, Clotrimazol, Econazol, etc). Los medicamentos de uso general son menos usados en estas patologías pero el más efectivo y común es el Fluconazol, que se usa en dosis única de 150 mg.

¿El tratamiento debe ser realizado en pareja?

No está comprobado que el tratamiento de la pareja asintomática mejore los resultados. 

¿Son frecuentes las recaídas de las micosis?

Por lo general obedecen a desórdenes locales ocurridos por cambios generales de poco significado patológico. Muchas pacientes presentan micosis recurrentes con varios episodios anuales, sin presentar causas clínicamente evidenciables. Esto provoca mucho displacer y es motivo de múltiples interconsultas y variados tratamientos con baja tasa de éxito.

Muchas veces después de un tratamiento completo un número suficiente de Cándidas persiste en forma indefinida, detectable incluso en los cultivos vaginales. Se cree que el hongo aumentaría su virulencia al sobrevivir al tratamiento inicial. Esto permitiría que la Cándida se adhiriera más firmemente a la mucosa vaginal e incluso penetre en ella y se aloje en su profundidad.

Pruebas de laboratorio : 

 - Cultivo de exudado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



LABORATORIO NIETO
Calle Victor Pérez, 2 Edificio Capri - 30700 Torre Pacheco (Murcia)

E-mail: info@laboratorionieto.com
Teléfono y fax: 968 585 360 - Móvil: 626 936 228